GM CIERRA PRODUCCIÓN EN 5 PLANTAS EN NORTEAMÉRICA

Cierran producción

0

El fabricante de automóviles indicó que la medida es parte de la aceleración de su «transformación para el futuro» y la «reorganización» de su plantilla global para «alinear su capacidad de fabricación». La medida se toma luego de la imposición de aranceles por parte de Trump a países productores de acero.

General Motors (GM) anunció este lunes el cierre de cinco plantas de ensamblaje de transmisiones y de automóviles en Norteamérica y el despido de casi 14,700 de sus empleados, según informó la agencia AP, lo que significa un 15% de su fuerza laboral.

Entre las plantas afectadas están la de Lordstown, Ohio, que produce el Chevrolet Cruze; la planta de Detroit-Hamtramck, donde se ensambla el Chevrolet Volt, el Buick LaCrosse y el Cadilac CT6; su planta de Oshawa, en Ontario, que fabrica el Chevrolet Impala; así como dos plantas de producción de cajas de transmisión en Baltimore y Warren, Michigan.

Las cinco emsambladoras dejarán de producir el año entrante y algunas de ellas podrían reactivarse dependiendo de las negociaciones que se lleven a cabo con el sindicato de la empresa, United Auto Workers.

El fabricante de automóviles indicó que los cierres son parte de la aceleración de su «transformación para el futuro» y la «reorganización» de su plantilla global para «alinear su capacidad de fabricación».

El anuncio se produce luego que el gobierno de Donald Trump aumentó los aranceles del acero a China y otros países productores.

En su comunicado, la empresa cita la necesidad de adaptarse a un mercado en baja dentro de EEUU y China, sus dos principales mercados, además de la necesidad de desarrollar nuevos productos, como autos eléctricos y autónomos para adaptarse a los cambios tecnológicos en la industria.

Y aunque la información oficial de la corporación no hace referencia a temas de política económica, algunos señalan que parte de esos problemas financieros que la empresa dice querer hacer frente se deben al aumento de materia prima y otros productos consecuencia de la imposición de aranceles decidida el año pasado por el presidente Trump.

En aquel momento las tres grandes automotrices estadounidenses (GM, Ford y Fiat-Chysler) cuestionaron la política, porque consideraban que desequilibraría el intrincado sistema global de producción de autos que ha establecido gracias a acuerdos de libre comercio, sobre todo con Canadá y México.

GM indicó en un comunicado oficial que la política de aranceles “socava la capacidad competitiva de GM frente a productores extranjeros de autos al erigir amplias barreras que incrementas nuestros costos globales”, de acuerdo con la queja que presentó ante el Departamento de Comercio.

Header banner