LA GENERACIÓN EN MÉXICO QUE NO LE TUVO MIEDO A AMLO

Votantes

0

Fue la generación de votantes más grande en la historia de México, un tercio del padrón electoral, 25 millones de jóvenes ante una elección que cambió el rumbo del país y le dio por primera vez el poder a la izquierda con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia. Es la generación en México que no le temió al Apocalipsis que tanto vendieron los adversarios de López Obrador.

Sí, porque durante todo el 2018 la versión que circuló en el país era que todo sería un completo desastre, en contraposición a los que siempre creyeron que no había de otra, que López Obrador sería el único que podría darle a México un cambio radical, pero para bien. Y eso es lo que aún se vive ahora, un ambiente polarizado que ha durado desde que iniciaron las campañas hasta ahora que Andrés Manuel López Obrador ya es presidente de México.

Para los que pensaban que el triunfo de López Obrador se traduciría en tomar un rumbo hacia la catástrofe, poniendo como ejemplo el caso de Venezuela, su idea no ha cambiado en lo más mínimo y la presencia de Nicolás Maduro en la toma de posesión no ayudó a disminuir esa percepción. Para los otros, los 30 millones que votaron por AMLO, nada podía ser peor que ver ungidos a Ricardo Anaya o José Antonio Meade, pues eso hubiera sido perpetuar y acentuar la enorme brecha de desigualdad social y económica, así como la corrupción, impunidad y violencia que prevaleció durante los gobiernos del PRI y el PAN. En el momento crucial de decisión, todos los bandos temía lo peor. Menos la generación más joven. Y eso en parte, inclinó la balanza.

México cuenta con la generación de jóvenes más grande de su historia y por eso mismo, representaron casi un tercio del padrón electoral. Fueron alrededor de 25 millones de entre 18 y 29 años de edad, de los cuales, 12 millones tuvieron la oportunidad de ejercer su voto por primera vez en su vida, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional Electoral (INE).

Para este último segmento de electores, el discurso de miedo que pintó escenarios apocalípticos no causó el mismo efecto que en las generaciones anteriores y fue su mismo contexto histórico el que lo explica. Los jóvenes que votaron por primera vez tienen entre 18 y 20 años de edad y nacieron justo en la llamada transición democrática del país, esa en la que el hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió la presidencia luego de 70 años en el poder.

Por eso mismo, las referencias de este grupo de electores no fueron las grandes crisis económicas de los años 80 y 90, ni tampoco el sistema antidemocrático de sucesión presidencial donde el mandatario en curso nombraba a su sucesor, con una oposición sin fuerza o casi inexistente y que cuando llegaba a tener presencia, era arrasada por un sistema electoral controlado por el mismo gobierno.

A esta generación la caracteriza el vivir y crecer bajo un panorama de economía de mercado abierto (el Tratado de Libre Comercio de América del Norte entre México, Estados Unidos y Canadá entró en vigor en 1994) y una revolución tecnológica donde la telefonía celular es preponderante, el consumo de música y video es digital y las comunicaciones y la información se basan más en el Internet y sus redes sociales y no en la radio y la televisión.

Pero también ha vivido bajo un panorama de violencia continuo en su memoria. Cruzaron de la niñez a la adolescencia y después a la edad adulta bajo una guerra del gobierno contra los cárteles del narcotráfico que ha dejado cientos de miles de muertos y desaparecidos. Para ellos, la desaparición de 43 estudiantes en Iguala, Guerrero, es una herida reciente y los escándalos de corrupción de gobernadores y funcionarios públicos de todos los partidos, incluido el ahora expresidente Enrique Peña Nieto y su esposa, los puso en la disyuntiva de si en verdad era posible un cambio sustancial en México, incluso si López Obrador llegaba al poder. Y así fueron a las urnas, sin miedo, seguros de que, pasará lo que pasara, el país seguirá adelante. Por más negro y desolador que quisieron pintarles el futuro.

Header banner