DETECTAN FRAUDE EN MOVIMIENTO CIUDADANO

0

egún el informe de Gastos por Función Legislativa, en los primeros cuatro meses del año, los diputados locales Samuel García y Concepción Landa, estarían incurriendo en una “malversación de fondos”, además de que han comprobado sólo una parte de los recursos que han gastado.

Según fuentes consultadas, además de su sueldo, cada diputado tiene asignada una partida de $95,000 pesos mensuales para gastos relacionados con su función legislativa, en los cuales se incluyen ya los recursos del Bono de Gestoría.

Sin embargo, tanto García como Landa han registrado gastos mensuales superiores a los $135,000 pesos, esto significa un sobregiro de $40,000 pesos cada mes, recursos que no les corresponden y que al final del año ocasionaran un déficit en las arcas del Congreso.

Además, ni siquiera están comprobando en qué se han gastado esos recursos, pues por mencionar un ejemplo durante el mes de enero, febrero y marzo, de $226,000 pesos devengados, sólo se entregaron facturas por $35,000 pesos.

Por si fuera poco, la mayor parte de las facturas corresponde a alimentos y bebidas, así como compras que no son de la bancada; como ejemplo, un gasto en la compra de micrófonos y cables, que debieron ser adquiridos a través del Departamento de Adquisiciones del Congreso, así como la compra de sillas acojinadas, las cuales tampoco representan uno de los gastos permitidos a los legisladores.

Dentro de las erogaciones se encuentran facturas por compra de comida y bebidas en restaurantes de lujo, casi diariamente, y hasta por $1,400 pesos, refrescos, pasteles, gasolinas y hasta compras en tiendas de autoservicio. Como el caso de uno de los comprobante de compra fechado el pasado 8 de diciembre, donde la bancada gastó $958.68 pesos en cacahuates japoneses.

Cabe destacar que dentro de las facturas que entregaron los diputados se encuentran dos por poco más de $15,000 pesos a favor de la empresa Solarhic, cual resultó ser una compañía fantasma ligada a un exasesor.

Header banner