SASHA MONTENEGRO PIERDE SU PENSION

0

¿Hubiese estado tan indefensa, vulnerable, sola el día de hoy? Porque lo único que sucedió, a lo largo de casi cuatro años, fue la expresión más corrupta del poder en contra de un periodista.

Una publicación firmada, que se demostró impecable ante un juez por la presentación de 18 películas donde la Sasha aparecía sin ropa, es decir, como encueratriz, me castigó hasta quitarme mi techo.

Lo que, con el devenir de los años, con la honestidad acumulada, se ha convertido en un tema tremendo porque nunca pude volver a comprar una casa.

¿Ecuación inmoral? Vaya que lo es. Y que hoy, en una paradoja increíble, porque los diputados, los senadores, ahí está Ricardo Monreal, los de Morena, lo decidieron, termina con quitarle la más abominable pensión a imaginar.

Al final de la vida del expresidente López Portillo la señora Sasha se convirtió en su verdugo, en su maltratadora llegando incluso a los golpes según los testimonios de ese tiempo. Por eso, sus últimos días los pasó con sus hijos tramitando el divorcio. Supongo que, también, arrepentido. La muerte lo alcanzó antes, y por azar la señora Sasha se convirtió en su viuda, para comenzar a recibir la pensión correspondiente.

La pensión presidencial que, había conseguido con  Gustavo Petricioli, cuando el mismo López Portillo que se negó peor que a Judas, tuvo que vender su velero al no contar con dinero para los gastos de la casa de la “Colina del Perro”, construida en los terrenos que Carlos Hank González le regaló.

Su amigo Hank enviaba un cheque cada mes. No era suficiente. Y  él se encargó de vender el velero, Petricioli habló con Miguel de la Madrid para que hubiese una “pensión” para los expresidentes y estos no pidieran limosna.

Ese fue el origen de las pensiones. Que Sasha recibió a partir del 2004.

Esta semana se terminó esta realidad.

 

Header banner