ESTA MUJER SE HIZO MILLONARIA CON HISTORIAS DE TERROR. AHORA SUFRE UN ENVENENAMIENTO “EXTRAÑO, INEXPLICABLE”

Historia de terror

0

“Voy a despellejarte viva en cuanto te quedes dormida”, le dijo su madre a su padre cuando ella era niña. Aunque ahora, con 53 años, es famosa y millonaria, Sherrilyn Kenyon no tuvo una infancia feliz. En una ocasión, para castigarla, su padre le quemó todas sus muñecas.

Kenyon rezaba por las noches para llegar viva a los 18 años, porque estaba convencida de que su familia planeaba asesinarla y quería huir antes. “Pensé, no voy a sobrevivir, pero voy a intentarlo”, le contó al diario The Tennessean.

Sufrió abusos físicos y psicológicos, llegó a vivir en un carro durante meses con su bebé, y quizá por ello terminó ganándose la vida escribiendo libros “con muchas zonas oscuras”. “De niña puedes matar dragones, fue lo que me dio control”, afirmó en aquella entrevista el pasado julio.

Pero le quedaba por vivir aún una pesadilla más, según denuncia.

A finales de 2014, le empezó a costar horrores caminar e incluso respirar, se le pudrieron los dientes y se le cayó el pelo. Sufría calambres, temblores y vértigo. Su boca le sabía a metal. “De la nada me golpeó un dolorosa retahíla de síntomas sorprendentes, extraños, inexplicables”, indicó la escritora a sus lectores hace unos días.

“Alguien cercano a mí estaba envenenando mi comida”, denuncia.

Kenyon culpa directamente a su marido, y extiende sus sospechas a “la mujer a la que mi esposo contrató como tutora de mis hijos”, Kerrie Ann Plump, a la que acusa de “meterse de forma grosera” en su mundo durante su “misteriosa enfermedad” para “extender rumores” por “rencor y celos”.

La escritora ha anunciado que se divorcia de Lawrence R. Kenyon II, el hombre con el que estuvo 28 años casada y al que ahora acusa de intentar “robarle toda una vida de trabajo” y de intentar matarla “con una trama shakesperiana” que ha denunciado ante la corte del condado de Williamson (Tennessee), según informa el diario The Washington Post.

Lawrence R. Kenyon ha negado las acusaciones, que califica de “asombrosas y sin base alguna”, y con las que la escritora “ha desdibujado la línea entre la ficción y la realidad”, según informa el diario The Tennessean.

La escritora le reclama a él y a Plump 20 millones de dólares por intentar matarla para quedarse con su dinero y cobrar el seguro, según afirma en su demanda. La Oficina del Sheriff del condado está investigando su denuncia del supuesto envenenamiento.

Header banner