ILUMINAR, COMO ‘PINTAR CON LUZ’: YARON ABULAFIA

0

Como diseñador de iluminación, Yaron Abulafia tiene una larga experiencia que incluye colaboraciones con el Staatsballett Berlin, Nederlands Dans Theater, English National Ballet, Shanghai Dance Theatre, Rambert Dance Company, Ballet BC en Vancouver, Compañía Nacional de Danza de España y otras agrupaciones líderes de las artes escénicas en el mundo.

Anécdotas sobre su experiencia se pueden consultar en el libro The Art of Light on Stage (El arte de la luz en el escenario), que presentó en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, donde además ofreció una charla magistral.

Era estudiante de artes plásticas cuando descubrió el teatro y la danza y su vida cambió, cuenta en entrevista para M2. “Sentí que la luz podía ser un medio interesante para afectar las emociones de la gente, para que se diera cuenta que las cosas pueden ser diferentes en un espectáculo. Para mí iluminar es como pintar con luz”.

TODO UN ARTE

El iluminador ha trabajado en los grandes teatros del mundo con equipo de lo más avanzado, pero es ocasiones esto no es posible, lo que no impide que cumpla su cometido. “Muchas veces llego a teatros que tienen poco equipo, pero lo que puede ayudar es saber, con antelación, cuáles son sus posibilidades. Entonces puedes planificar de acuerdo a éstas y tratas de hacer las cosas más creativas con lo que tienes”.

El trabajo, expresa, “tiene más que ver con la creatividad que con el equipo; tiene que ver con la colaboración con los directores y tener el tiempo necesario para hablar mucho sobre el proyecto y desarrollarlo juntos, en lugar de llegar cuando ya todo está montado y simplemente iluminar”.

Desde su punto de vista, su trabajo no es el de un técnico, sino el de un artista. “Te diré por qué: en mi caso estimulo la imaginación de la gente con luz. Algunos pueden hacerlo con música, otros con literatura o pintura, pero yo lo hago con luz, con ella creo cosas que llaman la atención de la gente. También puedo hacer cosas que la gente puede no advertir, pero sin embargo las siente”.

A manera de ejemplo, dice: “Imagina una mesa en un escenario y en ella hay un recipiente con flores. Puedo iluminar estas flores de maneras muy diferentes: hacer que se vean muy hermosas o que parezcan pálidas, muy feas, casi secas”.

Yaron Abulafia cita al director de escena Robert Wilson para abundar en su ejemplo. “La luz —dijo Wilson— es lo más importante en el teatro: hace que las cosas se integren. Si sabes cómo iluminar puedes hacer que la mierda se vea como oro”.

Entre sus colaboraciones, Abulafia destaca el trabajo con el coreógrafo Itzik Galili. “Si por un lado la luz tiene que ver con la tecnología, por el otro es algo que no puedes tocar, que se escapa, así que no todos los directores pueden pensar en la luz en las primeras etapas de un proyecto, lo que sí sucede con Galili».

 

Header banner