MÉXICO MUESTRA INTERÉS EN APLICAR FASE 3 DE VACUNA RUSA CONTRA COVID-19 PARA CONTAR CON ELLA “A LA BREVEDAD”

0

México mostró este miércoles su interés por aplicar la fase 3 de Sputnik 5, como es conocida la vacuna de origen ruso contra el COVID-19, la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus que ha causado una pandemia este año.

Así lo expresó el Canciller mexicano Marcelo Ebrard en una reunión con la diplomacia de la Federación Rusa. “Agradezco al Embajador Víctor K. Koronelli su visita. Hablamos de la vacuna Sputnik 5. Le externé nuestro interés por aplicar la fase 3 para contar con la vacuna a la brevedad posible en México”, expresó el funcionario en sus redes sociales.

«Muy buena reunión con Víctor K. Koronelli, embajador de la Federación de Rusia en México, acerca de la vacuna Sputnik 5. Avanzamos»

Y es que la semana pasada, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció que su país era el primero en registrar una vacuna que ofrecía “inmunidad duradera” contra el SARS-CoV-2, el virus que provoca la COVID-19.

Desarrollada por el Instituto de Investigación Gamaleya de Moscú, la vacuna ha sido registrada por el Ministerio de Sanidad ruso, que ha autorizado su uso solo para casos de emergencia. Pero hay preocupación por la posibilidad de que en breve sea administrada al conjunto de la población, y no solo en los casos de emergencia.

Hasta ahora, los datos sobre los ensayos no se han publicado. Es por ello que México, antes de adquirirla o siquiera pensar en usarla, buscará realizar por sí mismo la fase 3 de la experimentación, para comprobar si es útil y segura y, eventualmente, poder usarla.

México, sin embargo, hizo saber su interés por la vacuna desde el anuncio de Putin. “Más de 20 países han expresado su interés en adquirir Sputnik V, incluidos los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Indonesia, Filipinas, Brasil, México e India”, señala el sitio oficial de la vacuna desde entonces.

México ya ha tenido relación con el Fondo de Inversión Directa Ruso (RDIF, por sus siglas en inglés) que financia la producción de la vacuna Sputnik V, pues se entablaron negociaciones en busca de adquirir un fármaco antiviral para tratar el COVID-19.

A mediados del mes de julio, el director del RDIF, Kirill Dmitriev, detalló que México ya habría presentado una solicitud de compra para un lote de este medicamento, conocido como Avifavir.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo la semana pasada que recibía con gusto el anuncio del gobierno ruso. “Nosotros estamos abiertos a participar con cualquier país en este tema, en todos, pero más en algo que tiene que ver con la salud de nuestro pueblo”, señaló el mandatario en su conferencia matutina del lunes 13 de julio.

Pero este no es el único emprendimiento al que se ha sumado la administración de López Obrador. También la semana pasada, los gobiernos mexicano y argentino, encabezados por López Obrador y Alberto Fernández, respectivamente, anunciaron simultáneamente que acordaron producir en conjunto hasta 250 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por la Universidad de Oxford.

 

En este proceso estará involucrada la organización del empresario mexicano más rico del país y uno de los más ricos del mundo. “La Fundación Slim está haciendo un aporte económico para obtener derechos y para los insumos que se requieren”, explicó este domingo López Obrador.

De acuerdo con el mandatario mexicano, se espera que los resultados de la fase 3 de experimentación de la Universidad de Oxford y de la farmacéutica AstraZeneca estén listos “para principios de noviembre” y que su produccion no tiene fines de lucro, por lo que cada dosis podría costar unos USD 4, es decir, unos 88 pesos mexicanos.

El anuncio generó elogios entre los diputados y senadores de todos los partidos, pero también advertencias e incluso críticas .“Como ciudadana y ser humano, se recibe con agrado, es un aire esperanzador, una luz para que esto termine”, manifestó a Infobae México la senadora morenista Margarita Valdez.

Header banner