SE AGRAVAN HUNDIMIENTOS EN AHUALULCO Y MOCTEZUMA. YA TAMBIÉN HAY GRIETAS EN VIVIENDAS

0

Desviar el tráfico y construir una nueva carretera en el municipio de Ahualulco, es la recomendación que se hace desde el Instituto de Geología de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, UASLP, para enfrentar los problemas de hundimiento que hay en la zona; su director general, Rafael Barbosa Gudiño, considera apremiante que esto suceda, toda vez que se ha observado en los últimos años, que son más los problemas que hay para la población que habita por la zona.

El funcionario universitario, estableció que este hundimiento en la carretera 63 entre Ahualulco y el municipio de Moctezuma, no es un asunto nuevo, incluso desde que era estudiante universitario ya se hacían estudios y tesis doctorales de estos fenómenos.

“Este hundimiento se encuentra pasando Ahualulco en dirección a Moctezuma, es un deslizamiento de ladera que ya tiene muchos años, intermitentemente tiene desplazamientos del cerro y de la ladera y la carretera que está al pie sufre hundimiento, desplazamiento, hay baches, hay grietas, la carretera se desplaza, entonces esto ya es un proceso natural que tiene ya muchos años, yo lo vi de estudiante y ahora hay periodos en que está estable pero el proceso sigue”.

Es común observar que se dañe el pavimento de la carretera, que haya la aparición de constantes baches, graves accidentes viales, pero además se ha detectado que entre las comunidades cercanas ya se observan algunos agrietamientos en sus viviendas, justamente ocasionado por este fenómeno natural que no ha sido totalmente atendido por las autoridades.

“Este problema se desencadena más cuando hay lluvias fuertes, pueden pasar algunos años y no sucede gran cosa y de pronto hay un desplazamiento por los esfuerzos del terreno, la ladera, el pendiente y eso ha quedado comentado ya en años pasados en las investigaciones”.

Se ha trabajado el tema por decenas de investigadores, y todos concuerdan que no son fallas geológicas sino que es la constitución de la montaña la responsable de lo que ahí sucede y como es difícil remover rocas de esas dimensiones, estabilizar la masa de tierra de la zona, no será un asunto fácil de atender.

Incluso ha llegado a observarse que en un periodo de cientos de años se llegó a obstruir el cauce de un arroyo que hay ahí, a un lado, llegó a formar un cuerpo de agua, creó como un dique, una presa natural y después el mismo drenaje superficial, labró el cauce, abrió la represa que se había formada, se vació y dejó sedimentos que ahí están, lo que reflejan que esta situación seguirá.

Las autoridades municipales, constantemente realizan acciones de remozamiento de la infraestructura de la carretera de la yerbabuena, porque son incontables las afectaciones a los automovilistas, sin embargo se trata de una medida que realmente no atiende el problema de fondo, lo que dicen los expertos es que ya no se puede circular bien por ahí, y la solución es hacer un nuevo trazo de la carretera, evitando el paso por esa ladera.

“El proceso sigue, hay indicios que hacía arriba, en una altura considerable se están generando desprendimientos del terreno de la ladera, y seguirán. Hay que pensar qué conviene más, estar reparando continuamente el pavimento o sí definitivamente se tiene que analizar el terreno para modificar la carretera, estaríamos hablando de más de 5 kilómetros que habría que mandar por otro lado”.

Con una medida de este tipo se disminuirían los accidentes entre automovilistas y las familias no tendrían que tener miedo de perder sus viviendas “es una solución que hay que evaluar en referencia con las molestias y el peligro que representa estar circulando en esa carretera”.

Apunta que cuando se registren fuertes lluvias el problema podría acrecentar lo que ocurre, no así los sismos, pues aunque hay fallas geológicas, los terremotos no son un problema “sólo agrietamientos, hundimientos del terreno, pavimento, se va a mantener así, se puede evaluar sí hay formar de acelerar el proceso, sería una precipitación muy fuerte que haría que desapareciera la carretera. Los sismos no son importantes en la zona, sino la lluvia que pudiera hacer un súbito cambio como llevarse toda la ladera, siempre se ha comportado con movimientos menores que causan daños mayores a la carretera”.

En años pasados, se deslizó un bordo que había en la orilla y el trazo de la carretera se movió en dirección de ese bordo y los vehículos por la noche no lograban ver lo que había pasado, se salían de la carretera, había parabrisas completos lo que afecta en mayor medida a los automovilistas que van hacia Moctezuma, Venado y Charcas.

Header banner