ALZA LA VOZ, FAMILIA DE LUPITA; «QUEREMOS JUSTICIA PARA TODOS LOS FEMINICIDIOS»

0

Un feminicida tras las rejas, dos cómplices libres al purgar una corta condena y un prófugo de la justicia, fue la resolución más injusta que le pudieron otorgar a la familia Viramontes, en el caso de secuestro y feminicidio de su niña Susana Viramontes, en el año 2012.

Tras la profusa herida por la ausencia de una hija y hermana, los Viramontes han dirigido toda su atención en exigir la reparación del daño por la muerte de Lupita (que fuera de los primeros casos en tipificarse como Feminicidio en el Estado), y también se han enfocado en realizar activismo que incida en la políticas en torno a la protección y defensa de los Derechos Humanos de las mujeres.

Hoy, aún el dolor continúa latente, porque hablar de feminicidio es referirse a un camino repleto de hostigamiento, daño y repudio hacia las mujeres, que en el caso de Susana (Lupita), todas estas sólo fueron la punta del iceberg.

“Desde que se inició la averiguación previa, se comenzó el proceso como Feminicidio al

dictárseles Auto de Formal Prisión a los implicados, aunado al delito de Secuestro Simulado y Extorsión, por el cual se obtuvo una sentencia de 37 años de prisión para el autor principal del crimen”.

“No obstante, en ningún momento hubo impugnación de parte de nosotros por la tipificación del delito, pues cuando esto sucedió y debido a las condiciones en que fue encontrado el cuerpo de nuestra hija, de inmediato el incidente cubrió los requisitos para que se tipificara como Feminicidio, pues su cuerpo recibió tratos crueles, inhumanos y degradantes”, refirió con dolor la señora Susana González madre de “Lupita”.

ACTIVISMO Y LA BÚSQUEDA LEGÍTIMA DE JUSTICIA

Hasta ahora se sabe que el caso de Susana Viramontes, fue uno de los primeros feminicidios tipificados como tal en San Luis Potosí, después de las modificaciones realizadas en el Código Penal en el artículo 114 bis, en el año 2011.

Después de que se adicionara la tipificación del delito de feminicidio en la entidad, -según señala la familia de Susana Viramontes-, lo acontecido entorno a la muerte trágica y violenta de la que fue objeto Lupita, hasta el día de hoy, no aparece en ningún informe de Alerta de Género y mucho menos se ha expuesto el caso en los informes especiales sobre feminicidios en el Estado realizado por la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

“Actualmente no aparece registrado el feminicidio de Susana Guadalupe Viramontes Cruz, en ninguno de los recursos existentes en los informes de la CEDH. Por lo cual su información no está siendo verídica, ni correcta pese a ser un caso oficial.

Cabe señalar que me he dado a la tarea de investigar las omisiones en Informes Oficiales, lo cual me llena de indignación. Ahora parece que las autoridades olvidan que desde hace ya tiempo ocurren feminicidios en la entidad y, por supuesto, la lucha inalcanzable que cada familia llevamos en la búsqueda de la justicia”, puntualizó Sofía Viramontes, hermana de “Lupita”.

es esta misma indignación la que las y los motiva a seguir adelante, para que los asesinos de su querida Susana paguen el delito, pues después de ocho años de lo acontecido, uno de ellos continúa huyendo de la ley.

Así es como Sofía y su madre Susana encontrarían en el activismo, el acompañamiento, acuerpamiento y asesoramiento necesario para obtener la justicia que tanto han buscado ellas y su familia, en memoria de su hermana e hija.

Ahora, se les ve en marchas, en manifestaciones, en mítines y de pie a las afueras de la Fiscalía General de Justicia, gritando la impotencia que significa para ellas que uno de los feminicidas de Susana se encuentre libre sin pagar su condena, y que además no exista, -hasta ahora de manera pública- una ficha de búsqueda del feminicida para ponerlo tras las rejas.

Es por ello que Sofía, la hermana más pequeña de Lupita, decidió estudiar la licenciatura en Derecho, ¿Su motivación más grande? La muerte trágica de su hermana Susana. “Me incentiva seguir luchando en contra de las injusticias que mi familia y yo pasamos, por las omisiones de algunas instituciones. El feminicidio de mi hermana, me ha marcado de por vida”.

Sofia tenía 11 años de edad cuando le arrebataron a su compañera incondicional de juegos, su cómplice de travesuras, su mejor amiga, su hermana.

Ahora esta joven es un halo de esperanza para su familia. Carearse con el feminicida de su amada hermana y transitar por las salas de diversos juzgados, tal vez le hayan arrebatado un poco de la niñez que le quedaba en estos últimos ocho años, pero en cambio, creció en ella una sed de justicia insaciable.

Lo que demuestra que Lupita, no se ha ido, vive en su familia y en sus acciones, las cuales algún día esperan se conviertan, en una institución para ayudar y apoyar a las familias flageladas por la violencia. “Quisiéramos que se atendiera a las víctimas en debida forma y a tiempo, que se les asesorara e indicara cómo iniciar con el debido procedimiento. Que se les acompañe e instruya. Queremos justicia para todas”, puntualizó Sofía.

Actualmente la violencia feminicida le arrebata la vida a 10 mujeres al día en todo el país, algunas tipificaciones del delito han cambiado y a pesar de lo lamentable y horroroso que pueda ser este tipo de crimen, es casi nula la justicia que obtienen las familias víctimas.

En este año han sido asesinadas un total de 2, 240 mujeres de las maneras más violentas y atroces que el ser humano se pueda imaginar, es decir, a comparación de otros años, este 2020 han aumentado los asesinatos hacia mujeres un 3.1 %.

San Luis Potosí a nivel nacional se encuentra en segundo lugar, como el estado donde se han cometido más feminicidios según los informes publicados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, SESNSP, con nueve casos hasta el momento tipificados en este año.

Por ello, familias como las de Lupita han sido un eslabón importante para la impartición de justicia en el Estado, pues gracias a su trabajo, hoy esta problemática de emergencia nacional se visibiliza.

Ahora con casi una década de activismo, la familia Viramontes lucha para que se castigue, persiga y sancione estos crímenes de la manera adecuada y que nadie quede impune.

Header banner