LEGALIZAR LA MARIHUANA NO ACABA CON LA VIOLENCIA, AUTORIDADES OPINAN

0

La legalización del consumo recreativo de mariguana, no acabará con el problema de violencia que generan las drogas, coincidieron autoridades.

Luego de que el Senado de la República aprobó la legalización del consumo de mariguana con fines recreativos, el secretario de Seguridad Pública, Jaime Ernesto Pineda Arteaga, señaló que la policía estatal acatará las nuevas disposiciones legales, por lo que habrá que capacitar a los oficiales para que conozcan las nuevas normas.

Manifestó que el 70% de las detenciones que se realizan, son por posesión de droga, y en el caso específico de la mariguana, la mayoría de los detenidos por esta causa son jóvenes que portan más de 200 o 300 gramos; con la nueva disposición, el máximo permitido es de 28 gramos.

Por separado, el general Guzmar Ángel González Castillo, comandante de la XII Zona Militar, señaló que actualmente hay mayor consumo de cristal que de mariguana, y sostuvo que por su parte el Ejército no hace distinción entre una droga y otra, «estamos contra el consumo de cualquier tipo de enervante, entonces vamos a continuar llevando a cabo las actividades, tanto preventivas como reactivas».

En su caso, el secretario general de Gobierno, Alejandro Leal Tovías, apoyó la postura que tomó el Senado, sin embargo dijo considerar que «le falta mucho camino a esta reforma», sobre todo en lo que se refiere a la venta de mariguana.

Lo anterior porque mencionó, al parecer serán empresas transnacionales las que podrán cubrir los requisitos y ofertar la mariguana en sitios «de primer nivel», mientras que las personas de escasos recursos no tendrán acceso a esos comercios y tampoco los campesinos podrán cubrir los requisitos para la siembra, «me parece que la gente de escasos recursos, que hay un gran consumo ahí, la va a seguir consumiendo de manera clandestina».

Debido a ello, consideró que el problema de violencia y narcotráfico no disminuirá de manera significativa con esta reforma, «porque seguirá el consumo clandestino de personas que no van a ir a una tienda a comprar; va a faltar un tiempo para que se despresurice y que la mariguana no sea un arma del narcotráfico».

Header banner